La Danta de Los Andes

La Danta Andina es uno de los mamíferos terrestres más grandes del continente americano. ¿Sabías que cada vez hay menos y que podrían desaparecer muy pronto? Tú puedes ayudar a evitar que esto suceda conociendo aquí un poco más sobre esta tímida habitante de nuestra tierra.

Aunque regularmente la refieren en publicaciones y medios de comunicación como “Tapir Andino” y “Tapir de Montaña”, los habitantes andinos la llamamos comúnmente “Danta”, “Danta Negra” y “Sasha huagra” (en lengua Quichua). 

A veces la llamamos también “Danta de Montaña” y “Danta de Páramo”. Tapirus pinchaque es el nombre que le dan los científicos. 

¿Dónde habita la Danta Andina?

La Danta Andina es exclusiva de América del Sur y está presente en sólo 3 países del planeta: Colombia, Ecuador y Perú.

100 % de los países con Dantas Andinas tienen al Castellano como su idioma oficial, aunque el Quichua es el segundo idioma en importancia en la región andina de Ecuador y Perú.

La Danta Andina habita entre los 1400 y los 4400 metros de altitud.

Su Hogar: ¿Dónde Viven?

El hogar de la Danta Andina son el bosque nublado, el páramo y la puna de las altas montañas andinas. Estos son ambientes con una vegetación exuberante ubicados en laderas empinadas, normalmente envueltos en neblina y donde hace bastante frío.

¿Cuáles son sus características?

La Danta Andina es la más pequeña entre las Dantas. Sin embargo, se cuenta entre los mamíferos más grandes de Los Andes; puede alcanzar dos (2) metros de largo, 90 centímetros de altura y pesar ¡180 kilos o más! 

La Danta de Montaña tiene la apariencia de un peluche. Su piel es gruesa y dura como el cuero de vaca y está cubierta de un pelaje lanudo, de tonos variados entre marrón oscuro y el negro, útil para soportar el frío y los fuertes vientos de los Andes. Las hembras son más grandes que los machos. 

Su trompa es larga en comparación con la de los otros tapires y su cola, casi invisible, mide más o menos 5 centímetros de largo.

Su boca presenta un borde de color blanco, al igual que los bordes superiores de sus orejas. Sus pezuñas son un poco más alargadas y puntiagudas como adaptación para escalar los terrenos abruptos de las montañas andinas.

¿Cuál es su ciclo de vida?

El período de gestación (embarazo) de la Danta de Montaña es de 13 meses. Como ves, ¡poco más de un (1) año! Al cabo de este tiempo nace una (1) cría.

Las Dantas bebés nacen con la piel decorada con manchas blancas en forma de rayas horizontales que las ayudan a confundirse con la vegetación. Este “camuflaje” les evita ser vistas por sus depredadores naturales.

A las Danticas les encanta correr y olfatear todo a su alrededor.

Las franjas blancas de la Dantica desaparecen a los 6 meses de edad y cuando es adulta su pelaje lanudo se pone de color marrón oscuro o negro. A los 3 años de edad ya pueden reproducirse. Las Dantas viven más o menos 25 años.

¿De qué se alimentan?

Las Dantas de Montaña son comilonas y su alimento preferido son las plantas, así que son herbívoras. En un día pueden consumir más de ¡40 kilos! Su pequeña trompa (su nombre científico es probóscide) les sirve para sujetar las hojas o frutas mientras comen. Adoran los bambúes y los frutos de palmas. Comen bastante para mantener ese cuerpito en forma.

Conoce sus hábitos

Las Dantas adoran el agua y son excelentes nadadoras. Se refugian en los ríos cuando son perseguidas; alejándose así del peligro.

En tierra son muy veloces y recorren grandes distancias. Durante el día permanecen escondidas descansando entre la maleza. Suelen ser más activas al atardecer. Son criaturas solitarias, aunque a veces andan en pareja y se comunican con sonidos parecidos a un silbido. Para el gran tamaño es difícil detectar su presencia salvo por las huellas y rastros que dejan.

La Gran Jardinera

La Danta de Montaña, en complicidad con otros animales, contribuye a mantener el hogar que le da cobijo y alimento. Danta y vegetación forman una estrecha dependencia que ayuda al desarrollo de otras formas de vida, incluidos los Humanos. 

La Danta es sigilosa y camina mucho. Su gran tamaño y fuertes pisadas abren espacios entre la vegetación de los niveles inferiores del bosque, permitiendo así la entrada de rayos solares hasta el suelo, lo que ayuda al desarrollo de muchas plantitas.

En su constante merodeo, la Danta también puede transportar en su pelaje y hocico el polen de unas plantas a otras, favoreciendo la polinización y reproducción de una amplia variedad de plantas. De la misma manera, las heces y la orina de la Danta ayudan a la fertilización de los suelos. 

En las heces que deposita la Danta van quedando abundantes semillas de los frutos semi-digeridos que comió. Con el paso del tiempo algunas de esas semillas germinarán hasta convertirse en árboles o arbustos iguales a los que le dieron alimento. De hecho, muchas semillas pueden germinar más rápido cuando pasan por el estómago de la Danta.

Cuando mordisquea bambúes (y otras plantas) los va podando ayudando a que retoñen nuevos brotes, favoreciendo así su crecimiento.

Tímidas grandotas amenazadas

El Puma y el Oso Andino son los depredadores naturales de la Danta Andina; ellos la cazan únicamente para alimentarse, es decir, por necesidad. Pero el enemigo más peligroso que tiene es el ser humano, que no solo la caza para comer su carne y fabricar objetos con su cuero (algo innecesario, pues tenemos otras fuentes de alimento y vestido), sino que también destruye su hábitat natural.

El bosque nublado andino es arrasado mediante la tala de árboles y la quema de la vegetación para ganar tierras de cultivo o ampliar las zonas urbanas. En el páramo la gente desarrolla minería, agricultura y suelta vacas y otros animales domésticos que compiten con la Danta por los alimentos y el espacio. 

Las carreteras también representan una gran amenaza para las Dantas ya que algunas pueden morir atropelladas al intentar cruzarlas.

Bueno para la Danta, bueno para la Gente...

Los Andes es una región megadiversa en formas de vida y sus montañas son el hogar de una importante población humana con tradiciones ancestrales de gran valor cultural. 

Esta cordillera juega un rol muy importante en la producción de agua y en la regulación del clima global. Por esto y por muchas razones, la conservación de Los Andes es de vital importancia para la gente, para la Danta y para el planeta en general.

Un Futuro con la Danta Andina

Todos podemos ayudar a que las Dantas Andinas no desaparezcan de nuestra tierra. Ellas forman parte de nuestro patrimonio natural y debemos unirnos por su conservación.

Pon en práctica las siguientes recomendaciones y te invitamos a unirte a alguna causa ambientalista para ayudar activamente a la conservación de estas magníficas criaturas.

Enterate de lo que pasa

Busca en periódicos, libros e Internet. Escucha las noticias.

Pregúntale a los científicos y ambientalistas.

Participa

Visita el hogar de la Danta Andina en los parques nacionales para que aprecies la riqueza y belleza natural de nuestro país.

Cuando visites un parque nacional, cumple las recomendaciones de guardaparques y respeta las normas de los avisos y carteles; son para conservar el ambiente.

Si tienes la suerte de ver a una Danta Andina en su hábitat, no la molestes ni difundas su presencia; solo da aviso a las autoridades y grupos ambientalistas de su localización para que extremen su vigilancia y protección.

Toma Fotografías en lugar de cazar como deporte. La Danta Andina es una especie En Peligro de Extinción que necesita nuestro respeto y protección.

Evita la tala de los bosques, de esta forma las Dantas pueden satisfacer todas sus necesidades sin interferir con las actividades de la gente.

Denuncia los daños ambientales, la cacería de Dantas Andinas y de otros animales ante las autoridades de protección ambiental.

Consejos para convivir con las dantas

Contribuye

Cuando vayas de paseo a la montaña, no dejes basura. La contaminación del suelo y de las aguas afecta la vida de todos: animales, plantas y a nosotros mismos.

Apoya a los grupos ambientalistas

Colabora en los trabajos de mejora del hábitat de la Danta Andina. Con tus vecinos o amistades organiza jornadas de reforestación y plantación de frutales para ayudar a enriquecer el hábitat de la Danta Andina.

Pasa la voz

Cuéntale a otras personas lo que has aprendido en esta presentación para que se genere un interés común por la conservación de la Danta Andina y su ambiente.

La indiferencia, su peor enemigo...

Los mayores mamíferos terrestres de los Andes tropicales están amenazados de extinción por la cacería y la destrucción de su hogar. Antes común en nuestras montañas, hoy sobreviven en zonas muy remotas.

Da tristeza que estas maravillosas criaturas desaparezcan y queden sólo en el recuerdo…

¡Protejamos Nuestra Herencia Natural!

Si eres educador o simplemente quieres dar a conocer la danta andina a otras personas, tenemos una presentación que puedes utilizar.