PROYECTO DANTA DE MONTAÑA

Un animal grande necesita un territorio grande.
Si proteges ese territorio, también estás protegiendo
miles de otras plantas y animales».
~ George Schaller

Qué es la danta de montaña?

La danta o tapir de montaña (Tapirus pinchaque) hace parte de una pequeña familia de ungulados emparentados con los rinocerontes y los caballos que está representada por cuatro especies que habitan en los neotrópicos y en el sudeste de Asia. En Colombia, la danta de montaña está adaptada a los bosques nublados y a los páramos en los Andes orientales, al sur de Bogotá, y a los Andes centrales, al sur del Parque Nacional Los Nevados.

En el sur del país, en la región del Macizo Colombiano donde se unen los Andes centrales y orientales, hay también una importante y clave población de dantas de montaña. En el Ecuador se distribuye a lo largo de los Andes orientales y en el Perú sólo habita una pequeña zona en el norte del país

Los principales rasgos morfológicos de los tapires de montaña son un pelaje oscuro y peludo, labios blancos y una zona calva en la grupa, más conspicua en los individuos maduros. Comparada con otras especies de tapir, la danta de montaña es la más pequeña de su familia. Como en todas las especies de danta, las crías son de color marrón con puntos y líneas que se asemejan a una sandía.

Los tapires de montaña están clasificados como amenazados por la lista roja de especies amenazadas de la UICN y su población mundial se considera tan pequeña como 2500 individuos y en disminución. Las principales amenazas para la especie son la pérdida y la fragmentación de los hábitats, así como la caza. Los tapires de montaña tienen una tasa de reproducción muy baja con sólo una cría cada dos años, por lo que la recuperación de sus poblaciones es muy lenta.

Qué hacemos?

Trabajamos para el desarrollo de una estrategia integral que contribuya a la conservación de la danta de montaña a lo largo de toda su área de distribución en los Andes del norte de Sudamérica

Nuestro proyecto se encuentra en el sur de los Andes Colombianos en una zona conocida como el Macizo Colombiano. Allí desarrollamos un proyecto piloto centrado en el establecimiento de una extensa área de manejo donde se está implementando una estrategia a largo plazo para la conservación de la especie con un fuerte énfasis en la participación de las comunidades locales en las actividades del proyecto.

Los principales componentes del proyecto son: El manejo de la población y el hábitat de la danta de montaña, la educación de las comunidades locales mediante una estrategia participativa, la investigación ecológica sobre la danta de montaña y sus hábitats y el desarrollo comunitario mediante la ejecución de proyectos productivos en torno al uso responsable de la biodiversidad.

El área de manejo de la danta de montaña es un conjunto de hábitats protegidos y conectados que cubren un área de alrededor de 250.000 hectáreas que podría albergar una población de alrededor de 500 dantas de montaña! El área está dividida en tres sectores diferentes según las agencias ambientales locales a cargo de los territorios.

Conservacion en torno a comunidades

La conservación de los bosques y páramos andinos reporta beneficios a las comunidades locales que habitan cerca a dichos ecosistemas. La agricultura y la ganadería dependen en gran medida del suministro permanente de agua dulce y muchos agricultores siguen dependiendo de la leña para cocinar y calentarse. Sin embargo, las prácticas insostenibles en los bosques y páramos andinos están dañando esos ecosistemas de manera irreversible.

Es necesario hacer participar a la población local en alternativas productivas basadas en la conservación de la biodiversidad. Por esa razón, Danta de Montaña por Siempre está trabajando junto con organizaciones comunitarias que están identificando alternativas que pueden mejorar los niveles de vida de las personas sin destruir el hábitat de la danta de montaña.

También involucramos a las comunidades locales como parte de nuestra investigación sobre la danta de montaña y la ecología de los ecosistemas andinos. Los grupos locales están ahora especializados en técnicas de cámaras de infrarrojo y establecemos un diálogo en el que nuestro conocimiento académico se combina con el conocimiento empírico de los habitantes locales para realizar un trabajo eficiente que se convierte en respuestas más rápidas a nuestras preguntas de manejo e investigación.

El hábitat de la danta de montaña

Algunos de los ecosistemas más diversos del mundo se encuentran en las tierras altoandinas del noroeste de Sudamérica: el bosque y los páramos andinos. Sin embargo, estos están siendo constantemente reemplazados por campos de cultivo y ganadería principalmente debido a la productividad de sus suelos volcánicos. Hoy en día, sólo un pequeño porcentaje de estos ecosistemas únicos quedan en zonas por encima de los 2400 m.

Aunque estos ecosistemas andinos siguen proporcionando al hombre agua dulce y aire limpio, siempre existe el interés de continuar su explotación mediante la minería y la expansión de las tierras de cultivo y ganadería.

La continua transformación de los ecosistemas naturales pone en grave riesgo el futuro de algunas especies de fauna silvestre representativas de los Andes, especialmente la danta de montaña (Tapirus pinchaque), que está siendo permanentemente desplazada a las tierras altas donde trata de encontrar alimento y refugio. Sin embargo, la fragmentación de los bosques y páramos que quedan debido a los cultivos, el ganado, los caminos, las líneas eléctricas, los oleoductos, etc., suele convertirse en el aislamiento de las poblaciones de danta de montaña, lo que aumenta el riesgo de extinción. Por ello es necesario restaurar las tierras fragmentadas por el ser humano para garantizar el mantenimiento de la integridad del hábitat en la Región Andina.

Papel de las cámaras infrarrojas

Las cámaras de infrarrojo desempeñan un papel esencial en nuestro proyecto, no sólo porque proporcionan los datos que necesitamos para analizar la ecología de la danta de montaña, sino también porque se han convertido en la principal herramienta para involucrar a las comunidades locales en la protección de la especie. Hemos visto cómo en las zonas donde la comunidad está involucrada en el trabajo de campo, instalando y manteniendo cámaras de infrarrojo, los reportes de caza de la danta son ahora inexistentes. Por esta razón, centramos nuestro trabajo principalmente en esta metodología y tratamos de establecer nuevas estaciones de monitoreo comunitario de la biodiversidad, en las zonas donde todavía recibimos informes de la caza del tapir.

Aunque ya tenemos dos sitios de monitoreo permanente en el bosque con cámaras infrarrojas, necesitamos instalar nuevas estaciones en sitios donde ha habido informes recientes de tapires muertos por cazadores furtivos. Para esto necesitamos adquirir más cámaras! Usted puede ayudar a salvar la vida de una danta de montaña donando una cámara infrarroja o haciendo una donación de dinero para que la gente de la comunidad realice un mantenimiento regular a las estaciones de monitoreo que están funcionando actualmente. 

Los líderes de la comunidad tienen las habilidades necesarias para llevar a cabo métodos de campo. Trabajamos con ellos como un equipo y sus conocimientos empíricos son tan valiosos como los conocimientos académicos de los biólogos de la vida silvestre que participan en el proyecto.

Nuestros socios

¿Tiene preguntas, comentarios, críticas sobre esta iniciativa? ¡Déjenos un mensaje, le responderemos pronto!

Desea apoyarnos?

Debido a la pandemia, los jardines zoológicos que invierten en nuestro proyecto tuvieron que cancelar su apoyo entre agosto de 2020 y agosto de 2021. Además, nuestro programa de voluntariado fue suspendido. Por esa razón decidimos iniciar una recaudación de fondos con el objetivo de cubrir los gastos básicos del proyecto que son alrededor de $1.000 dólares al mes. Pueden apoyar nuestro trabajo a través de la recaudación de fondos de GoFundMe, pero también pueden donar usando nuestro botón de PayPal en el pie de este sitio o donando una cámara de infrarrojos.  También puede visitar nuestra página Apóyenos para saber más sobre cómo unirse a nuestros esfuerzos para proteger y conservar la amenazada danta de montaña.

Scroll Up